Sauel


Amanecía lentamente,
el sol con sus luz viscosa
iba cubriendo todo a su paso,
empapando los arboles, la tierra;
hasta el aire con su baba caliente.

Desperté al sentir su asqueroso hedor,
como a viejo, a miles de años,
a polvo cósmico enrarecido
por el vacío galáctico…
¡Me dio asco!

Corrí hacia mi rincón oscuro;
me desnude, tiré lejos mi ropa de dormir,
me sacudí la piel para no infectarme con su roce.
Me puse de pie y respiré hondo
conteniendo las ganas de vomitar.

El agua fría comenzó a caer;
el agua fría de la regadera calma mi ansiedad.
Sus gotas punzantes arrancan
la mucosidad solar adherida a mi piel.

Espero…
Sentado en un rincón de un cuarto oscuro, espero…
espero a escuchar el sonido cristalino
de la noche purificando el cielo,
la tierra y el viento del ultraje solar.

2 Respuestas a “Sauel

  1. hola hace un mes me dejaste un mensaje recien ahora lo leo, me gusto el poema es intenso y dark, pero una lastima lo de las manchas en la piel te deseo lo mejor o sea que te cures.

Maldiceme

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s