Un cuento extraño para antes de dormir

El polvo se posa tranquilamente bajo los rayos del sol. Pero por buscarte seria capaz de reacomodar cada partícula, una por una, y de caminar por caminos extraños en un mundo que desconocía hasta ahora. Donde cada día me haces falta un poquito más -Dijo él. A lo que ella con voz suave respondió:

“¿El mismo sol que me acaricia cada mañana al despertar con el calor de una nueva vida? ¿Sabes? Le doy a mi vida el significado de todo eso que se me escapa en este mundo de nadie, este mundo de nada. Pero buscaría en todos lados; en cada partícula de polvo que exista en el mundo tan sólo para escuchar tu voz. En un mundo que creía conocer, pero que ahora desconozco. Te entrego mi alma; el significado de todo lo que soy…”

-Ahora has leído el cuento más raro que he contado… Pero aún no termina…

El significado de todo lo que creemos se escapa en este mundo. En el que cada día junto a ti, te extraño menos y te quiero más y más.

¿Continuara?

Contado a mi pequeña cosa monstruo…

Sin cerrar los ojos

Una lagrima envenenada,
cae como lluvia ácida
sobre tu espalda.

Sobrevivientes por error
al cataclismo de una ilusión
creada por la desesperación
de nuestro propio terror.

Quiero cerrar mis ojos
a este desierto macabro
donde habitamos los locos
que nos rebelamos al destino bizarro.

Quiero parar tu llanto…
En el silencio borrarlo,
desgarrar tu sufrimiento
y destrozado enterrarlo.

Se que en esta vida nada es real,
en este mundo de esperanzas,
no hay tiempo para otra oportunidad,
pues has perdido tu alma.

Pero abre los ojos,
mira al vacío abúlico,
trata de respirar el infinito
más allá de tu mirada.
¿Es qué no puedes ver el miedo,
mi terror, todo mi tormento?

Me quedaré lejos de tu alcance,
sin cerrar los ojos
pues temo que desaparezca tu recuerdo
entre mis sueños.

Y tal vez jamas sabrás,
ni puedes imaginar,
el inmensurable dolor que me consumirá.

Cambios Violentos

Sombras oscuras me apagan,
como el sol al atardecer.
Sólo quiero soñar
con un mundo distante
alejado de las penas que aquejan
mi frágil humanidad,
el saco de huesos podridos
que me hace sentir tan vacío.

Días remotamente iluminados
por una tenue luz mohína
que consume el tiempo entumecido,
desgarrando con sus fauces mi cordura,
esculcando mis entrañas en busca de mi alma impura

Noches totalmente oscuras
me abrazan y me asfixian,
me sumergen en sueños imposibles…
Y les creo, y les alabo, y lucho por alcanzarlos.

Y al amanecer…
la luz que me devora,
los días sin sentido,
el tiempo se demora,
un corazón, un latido,
y éste sentimiento que me devora…

sóc ell

Nado dentro de tus ojos
calmado, vago;
me pregunto si debo ahogarme,
si debo salpicar el alma que los envuelve

Me pregunto si al pintarlos de rojo,
al derramar ácido dentro de ellos
podré disolverme en ellos

Clavo mis uñas en tu cuello,
desgarro tu garganta sin recelo,
me cuesta trabajo no hacerlo

Seras devorada por las aguas celosas,
la oscuridad eterna,
el infierno no se compara
a la nada donde tu cuerpo
amortajado y desnudo,
sera asfixiado por la inmundicia,
el pecado del hombre…
Lo que Dios vomito

Estaré ahí, viéndote morir…
Estaré ahí, cuando decidas vivir…
Estaré ahí… solo…
mientras duermes
sin querer despertarte,
apuñalaré tus brazos,
apuñalaré tus piernas

No soy más que una sombra
…que siempre esta a tu espalda
…que estará ahí cuando mueras
el que se comerá tus entrañas sangrientas

Escucha el trueno
de la tormenta que se acerca,
escóndete bajo la cama,
llora de miedo

Soy yo, quien conoce el fuego incesante,
helado y constante…
Los secretos de las estrellas fugaces
La bestia que nunca duerme
La bestia que puede devorar a Dante

Soy el demonio que le arrancó los ojos a Dios,
el que congelará tu sangre
y quemará tus ojos con la mirada vacía

¿Caos o perfección?

En tu mente frágil me encarnaré
quemando tu pecho por dentro

Soy quien te arrancará el corazón,
la figura fantasmal de tus noches de terror…
Quien te hace temblar en un rincón

Quien te hará esclava inmortal
…te descuartizará cuando pierdas la voluntad de luchar
El silencio que danza en tus sueños
Soy quien se alimenta de tus perversiones

Ven… Sígueme hasta tu tumba…

Deseos inaceptables

Noche de deseos inaceptables, me encontré con el andar de una mentira, como siempre yo portando una botella de ron añejado en la mano, dos lagrimas, labios resecos, cigarrillo débilmente sostenido entre ellos…

Deambulantes los cuerpos sin rostro al rededor de mi jardín, una sonrisa visitándome por la ventana (otra vez), la más demente de todas.

Vistiendo en color blanco bondad (el reflejo de la locura) unos brazos, un consuelo, al alcance de mi padecer, ella habitando en la sombra de mi cansancio,

-ven conmigo, que te llevo de la mano, que anhelo estar en ti, descansa del sueño tus ojos (para velar el difunto de mi tranquilidad)

Me he sentido viva, besos, aliento, palabras, (encarnada con las navajas) me encontré con el estupefaciente mas caro, perdí la mente y también encontré el dolor, malditos labios rojos de la perdición…

Nota: estoy viviendo…otra vez.

Olvido

Ideas impasibles
arrancadas de un día olvidado
palabras torturadas que no perdonan fácilmente.

Si acaso soy como habías dicho que seria
entonces debo morir otra vez
arrastrándome entre tus pesadillas
inhalando dolor
condenando tus ojos con cada suspiro.

Me siento tan débil
me asfixio en el vacío
tantas cosas que nunca diré
tantas heridas que nunca sanaran.

Así que solo me queda gritar al vacío
porque es mi única manera de decir adiós.

Noches

“Otra noche amarga

se pierde sinuosa

ocultando su cara

al alba suntuosa”

Todo lo que puedo ver frente a mi es ese viejo camino con árboles secos delimitando el sendero, las montañas áridas con su aura imponente y sus ojos… fríos y sabios.

No recuerdo la ultima vez que estuve aquí, ¿Eran buenos tiempos verdad? – A quien trato de engañar, no hubo tiempos buenos, solo algunas coincidencias que inesperadamente se marcharon tal y como llegaron. Fue imprudente de mi parte pensar que las cosas serian mejor algún día.

Es verdad que las cosas cambian, pero todo con el paso del tiempo envejece, no hay nada que sea renovable, inevitablemente desaparece y en el proceso deja manchas ignívomas que queman todo a su paso.

Y no es que sea un pesimista desde siempre, todo comenzó el día que comencé a pensar por mi cuenta. No hay nada realmente bello en la vida, aun así, sentimos la necesidad de decorarla para no sentirnos tan asquerosamente vacíos, y todo también comienza cuando después de aprender a pensar, observas, observas todo a tu alrededor y te das cuenta que las cosas no tienen sentido, que la vida misma no tiene un sentido… Rojo… Amarillo… Púrpura… Blanco… Gris… Negro… Y sigue sin tener sentido alguno…

Supongo que si la vida no tiene sentido, solo debo asignarle uno – pensé – Hoy será un bello día, hoy buscare lo que me hace falta en los que no lo tienen, eso hasta suena bien…

Entonces el mundo comienza a girar, las estrellas comienzan a caer, el cielo se oscurece, la luna se apaga y amanece…

No es que siga siendo un pesimista, realista o soñador, he llegado al punto de creer que no hay nada que perder, no hay nada real y por un poco de lógica los sueños son tan inalcanzables como aprender a nadar en un pozo de lava.

Y si la noche piensa que su oscuridad no es lo suficientemente bella para dejar a la mañana siquiera observarla… Me esconderé también… Así debe de ser…