Desaparecer – Fragmentos –

-I-

Una vez tuve un sueño,
pero el sentimiento de vacío
me ha hecho débil
porque ya no puedo escucharme.

-II-

Las voces en mi cabeza;
su existencia sin vida,
el miedo a las consecuencias
que se adhieren a la vida.

-III-

Fui creado de las lágrimas de mártires,
diablos, demonios derrotados;
que descansan en el infierno desmembrados,
por la justicia divina destronados.

                                                                                                        -IV-

Ilusiones que crean orgullo,
la contradicción de un sueño
que limpia las lagrimas de tus ojos
y te arranca sin piedad la vida.

-V-

Por lo que has hecho…
te convertirás en oscuridad
Por lo que has hecho…
cierra los ojos y sumérgete en la oscuridad.

Anuncios

Indeseables

Dejé de mirarme en ese espejo estrellado, 
dejé de escucharme a mi misma,
cuando las tijeras tocaron con la frialdad del filo mi lengua,
la mente aún habla,
la voz es memoria,
me levante por primera vez,
mirando hacia abajo,
piernas amoratadas ,
carne palida,
huesos rotos,
no sentiré más inquietud observando mi persona,
encender un cigarro y consumirme con el,
sigo siendo el fantasma detrás de esos ojos, par de cristales…
los de usted, los de ella y los de el,

larga noche otra vez,

platicando con el muerto,

pleno viento furioso,

llega el fin de un día otoñal,

otro día para morir sobre las hojas que dejó caer a mi paso.


Las noches olvidadas – Mácula umbría

Quizá si me quedo en el olvido podré ser feliz…

Luz de luna mancha el cielo,
escurre entre tus ojos,
me hace creer que desaparecerás
porque puedo ver tu tristeza.

En llamas negras nos abrazamos,
lloramos, nos quemamos,
nos marchitamos
mientras nos besamos.

Nos fundimos otra vez,
nos ahogamos en un mar
creado con nuestras lagrimas,
nos aferramos el uno al otro intentando salvarnos.

Nos abrazamos.
Dejo escapar un grito
y me dejas escuchar tus palabras gentiles;
aun así ¿Por qué me siento tan solo?

Dejamos entrar la oscuridad
al apagar la luz…
Es tan fácil dejar los sueños en silencio
que no importa ya…

Como escuché una vez en una canción
Kirakira shita yume no shima Doko ni aru no?
Moete kienai gomitachi to kuchite ikitai yo
Kirakira shita yume no shima Issho ni ikou

*¿En dónde esta la reluciente isla de los sueños?
junto a la basura sin quemar, me quiero podrir,
vallamos juntos a la reluciente isla de los sueños.

Las noches olvidadas – Najash

Te besaré como una serpiente a su victima
silenciosamente, arrastrándome silenciosamente.

Tu voz y tu cuerpo han penetrado en mi mente,
convirtiéndose en mi delirio, en mi propio pensamiento.

Pregúntale al tiempo
acerca de tus perversiones, el sadismo, la locura.

El mar se abre ante mi
y nos conectamos en un éxtasis cósmico.

Tu voz dulce de ángel, en agonía
“¡Gloriosisimo padre, defiendeme de las tinieblas”

Minotauros, gorilas de fuego, escorpiones gigantes
se aferran con sus tenazas a tus pezones

El infierno nos da la bienvenida;
un beso en el alma con su lengua de fuego

Luego nos traga, devora y despedaza
y nos embriaga y nos disuelve y nos vomita y nos escupe

Y la piel escamosa que te asfixia,
como una serpiente que hipnotiza a su victima

Te besaré otra vez
silencioso, reptante, distante

… Para poder olvidarte.

Memoria de una mañana

La mañana viene otra vez
como alguien a quien no había visto hace tiempo,
me abrazó como si me conociera,
pero no puedo recordarla.

Me habla de cosas que vivimos,
el tiempo que pasamos juntos,
locas aventuras del pasado,
pero sigo sin recordarla.

Trae una cálida sonrisa,
me deslumbra con su alegria,
fumamos un cigarro, tomamos un café,
pero sus memorias me parecen tan ajenas.

Suena música alegre en su MP3,
puedo reconocer algunas melodias,
se ríe, y río con ella,
pero sigue siendo una extraña para mi.

Pasa el tiempo, sigue hablando,
– Valla que fueron tiempos locos –
y entonces recuerdo algunas cosas,
pero ella sigue sin aparecer en mi memoria.

Aún mas extraño, hoy ya ha pasado un tiempo
pero el recuerdo de esa mañana,
la que nunca pude recordar…
sigue en mi memoria.

Olvido

Ideas impasibles
arrancadas de un día olvidado
palabras torturadas que no perdonan fácilmente.

Si acaso soy como habías dicho que seria
entonces debo morir otra vez
arrastrándome entre tus pesadillas
inhalando dolor
condenando tus ojos con cada suspiro.

Me siento tan débil
me asfixio en el vacío
tantas cosas que nunca diré
tantas heridas que nunca sanaran.

Así que solo me queda gritar al vacío
porque es mi única manera de decir adiós.