Weekly Photo Challenge: Possibility

“This week, I invite you to show us what makes your imagination run wild by the concept of ‘possiblity,’ whether it’s down the street or on the other side of the planet.”

Photobucket

Posibilidad

La posibilidad de tomar esta fotografía justo antes de que desaparezca el sol en el horizonte.

Uno de los recuerdos más claros que conservo. Recuerdo haber comprado una cámara digital (de esas de llavero), iba de regreso a mi casa después del trabajo; aburrido, cansado; y sin embargo, escapando a la realidad mientras miraba el paisaje, los arboles y la carretera vacía. En un momento y casi sin pensarlo me detuve en una curva, baje del auto y saque la cámara, apunte hacia el cielo y fui bajando lentamente la mano hasta que sin querer, frente a mi, estaba una de las imágenes más bellas que habría podido imaginar, repito, sin querer. Así que hice lo que me dictaba el instinto, ese que tenemos todos, el de apretar el botón.

Cuando por fin pude ver la fotografía -Unos días después-, me quede asombrado, por que, por más barata y corriente que fuera esa primera cámara digital (de llavero), había logrado captar la misma imagen que yo estaba viendo. Esa luna creciente a lo lejos, apenas acompañada por la primera estrella de la noche.

Solo de recordarlo… ¿Cuál es la posibilidad de que pase algo así?

No se, podría ser muy común para todos excepto para mi, es por eso que es tan especial.

Dejo para acompañar la imagen el siguiente “poema”:

Esta noche el viento susurra una canción,
la luna nueva en algún lugar del cielo
espera recuperar su fulgor.

Mientras tanto, aquí,
carne y hueso somos,
ideas revueltas, dispersas.

Locos, raros, perversos, solos,
la perversión encarnada,
hermanos por elección.

Jinetes sin apocalipsis
recostados en el pavimento,
reconociendo formas en las nubes,
escuchando los cuentos de los árboles,
esperando que ese momento nunca acabe.

 *Con dedicatoria para: Akhkharu y Haeresis.

Anuncios

Deseos inaceptables

Noche de deseos inaceptables, me encontré con el andar de una mentira, como siempre yo portando una botella de ron añejado en la mano, dos lagrimas, labios resecos, cigarrillo débilmente sostenido entre ellos…

Deambulantes los cuerpos sin rostro al rededor de mi jardín, una sonrisa visitándome por la ventana (otra vez), la más demente de todas.

Vistiendo en color blanco bondad (el reflejo de la locura) unos brazos, un consuelo, al alcance de mi padecer, ella habitando en la sombra de mi cansancio,

-ven conmigo, que te llevo de la mano, que anhelo estar en ti, descansa del sueño tus ojos (para velar el difunto de mi tranquilidad)

Me he sentido viva, besos, aliento, palabras, (encarnada con las navajas) me encontré con el estupefaciente mas caro, perdí la mente y también encontré el dolor, malditos labios rojos de la perdición…

Nota: estoy viviendo…otra vez.

Indeseables

Dejé de mirarme en ese espejo estrellado, 
dejé de escucharme a mi misma,
cuando las tijeras tocaron con la frialdad del filo mi lengua,
la mente aún habla,
la voz es memoria,
me levante por primera vez,
mirando hacia abajo,
piernas amoratadas ,
carne palida,
huesos rotos,
no sentiré más inquietud observando mi persona,
encender un cigarro y consumirme con el,
sigo siendo el fantasma detrás de esos ojos, par de cristales…
los de usted, los de ella y los de el,

larga noche otra vez,

platicando con el muerto,

pleno viento furioso,

llega el fin de un día otoñal,

otro día para morir sobre las hojas que dejó caer a mi paso.


Las noches olvidadas – Mácula umbría

Quizá si me quedo en el olvido podré ser feliz…

Luz de luna mancha el cielo,
escurre entre tus ojos,
me hace creer que desaparecerás
porque puedo ver tu tristeza.

En llamas negras nos abrazamos,
lloramos, nos quemamos,
nos marchitamos
mientras nos besamos.

Nos fundimos otra vez,
nos ahogamos en un mar
creado con nuestras lagrimas,
nos aferramos el uno al otro intentando salvarnos.

Nos abrazamos.
Dejo escapar un grito
y me dejas escuchar tus palabras gentiles;
aun así ¿Por qué me siento tan solo?

Dejamos entrar la oscuridad
al apagar la luz…
Es tan fácil dejar los sueños en silencio
que no importa ya…

Como escuché una vez en una canción
Kirakira shita yume no shima Doko ni aru no?
Moete kienai gomitachi to kuchite ikitai yo
Kirakira shita yume no shima Issho ni ikou

*¿En dónde esta la reluciente isla de los sueños?
junto a la basura sin quemar, me quiero podrir,
vallamos juntos a la reluciente isla de los sueños.

Memoria de una mañana

La mañana viene otra vez
como alguien a quien no había visto hace tiempo,
me abrazó como si me conociera,
pero no puedo recordarla.

Me habla de cosas que vivimos,
el tiempo que pasamos juntos,
locas aventuras del pasado,
pero sigo sin recordarla.

Trae una cálida sonrisa,
me deslumbra con su alegria,
fumamos un cigarro, tomamos un café,
pero sus memorias me parecen tan ajenas.

Suena música alegre en su MP3,
puedo reconocer algunas melodias,
se ríe, y río con ella,
pero sigue siendo una extraña para mi.

Pasa el tiempo, sigue hablando,
– Valla que fueron tiempos locos –
y entonces recuerdo algunas cosas,
pero ella sigue sin aparecer en mi memoria.

Aún mas extraño, hoy ya ha pasado un tiempo
pero el recuerdo de esa mañana,
la que nunca pude recordar…
sigue en mi memoria.